Les deseo que NO tengan éxito

.
En los últimos días, al calor del recambio presidencial, se han generalizado los deseos de éxito para el nuevo presidente. Además, se solicita al resto del país que no lo votó, que acompañe, apoye, tenga paciencia, sea comprensible, no meta palos en la rueda, etcétera, etcétera. Poco importa que los mismos que hoy piden eso, sean lo que hasta hace una semana atrás no paraban de obstaculizar toda política de Estado que se planteara desde el gobierno nacional. Ya está, Cristina ya pasó y de nada sirve seguir hablando de ella. Frente a esos pedidos de éxito, lo único que tengo para decir es que yo no le deseo ningún éxito a Mauricio Macri.
 
No deseo que Prat Gay tenga éxito en sus gestiones con el FMI para endeudar al país en 8.000 millones de dólares. Porque los argentinos sabemos, desde el empréstito Baring con Rivadavia, que la deuda externa no le sirve al país, sino que le sirve a los banqueros y a los organismos multinacionales que pasan a controlar y precarizar nuestra economía.
 
No deseo que Luis Caputo tenga éxito en sus negociaciones con los fondos buitre, porque eso significa que el país deberá someterse a las condiciones usureras de las lacras del mundo financiero. Y porque, además, significará más deuda que pagarán las generaciones futuras.
 
No deseo que Federico Sturzenegger tenga éxito en su gestión al frente del Banco Central de la República Argentina, porque eso significa que la entidad financiera más importante del país dejará de estar al servicio de las necesidades económicas de nuestra patria, para ponerse al servicio del capital especulativo de origen foráneo.
 
No deseo que Patricia Bullrich tenga éxito como ministra de seguridad, porque eso implica la represión y judicialización de la protesta social. Y porque, como todos sabemos, con ella la política de seguridad interna del país quedará sometida a los dictados de la embajada de los Estados Unidos, la CIA y el FBI.
 
No deseo que Susana Malcorra tenga éxito en su intento por “desideologizar” las relaciones exteriores de la Argentina, porque eso tiene una sola traducción: someterse a los dictados de la política exterior yanqui y debilitar los mecanismos regionales de integración.
 
No deseo que Pablo Avelluto tenga éxito como ministro de cultura. Su desprecio por lo popular, tal como revelan sus participaciones en programas de TV y redes sociales, tendrá una sola consecuencia: la destrucción de las industrias culturales con impronta nacional y popular y su sometimiento estético, productivo y económico a manos de las grandes multinacionales del entretenimiento chatarra. Su gestión no será otra cosa que el regreso de la tilinguería como eje de la producción cultural. Allí estaban Susana Giménez, Miguel Del Sel y Darío Lopérfido para marcar la cancha en términos "culturales". 
 
No deseo que el “milico” Oscar Aguad tenga éxito como ministro de comunicaciones, porque eso solo significará que los grandes monopolios de la palabra habrán triunfado en contra de la multiplicidad de voces que se necesitan para una real y efectiva libertad de expresión.
 
No deseo que el Rabino Bergman tenga éxito como ministro de ambiente, si es que es cierto que este tipo es ministro de nuestra patria.
 
No, que me perdonen los pacifistas ingenuos y los muchos que opinan con buena voluntad, pero yo no le deseo ningún éxito a Mauricio Macri y su gestión. Porque su éxito, será la ruina de millones de argentinos.

1 comentarios:

  1. Estimado Pablo, me permito disentir con tu pensamiento expresado en la Nota “Les deseo que no tengan Éxito”; No entiendo cuando decís que los que piden paciencia son los que obstaculizaban toda política de Estado, si el Frente para la Victoria hasta el último día ejerció el poder de su mayoría legislativa aprobando 99 leyes entre las que estaba la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales, privatizada durante la Gobernación de Néstor, como sociedad del Estado. Creo que aflora ese pensamiento setentista, aunque tu edad no te permitió vivir aquellos nefastos años, por eso creo que es más peligrosos los fanáticos que creen que pueden transpolar el tiempo y el espacio, y como historiador debes saber que eso no se puede hacer sin quedar fuera de contexto, como sucede con la experiencia de la Venezuela de Maduro y el Grupo ISIS en Sira.
    La patria es el otro… dijo Cristina, y es el otro aunque piense distinto, por eso mi inquietud es porque no vi la misma preocupación en actos que considero son en algunos caso, similares a los que expones, y no merecieron ni la mínima de tú atención. Por ejemplo:
    Mariano Ferreyra, estudiante Universitario asesinado durante un reclamo social en manos de la patota sindical en connivencia con la Policía federal.
    Alejandro Vanoli y el negociado en los últimos meses con algunas empresas y particulares con la venta de “dólares futuro”, que en el mejor de los casos, le daría una pérdida de unos 25 mil millones de pesos a los argentinos.
    Néstor Kirchner y los 700 millones de dólares que cobró por regalías petroleras mal liquidadas y que por recomendación también del ex ministro Cavallo, el dinero fue depositado en un banco neoyorquino que luego se fusionó con Morgan Stanley.
    Hebe de Bonafini y los 700 millones de pesos de la fundación que manejaba y que destruyo el sueño de la casa propia de muchos compatriotas.
    Boudou y las causas judiciales que van desde la propiedad de un auto con falsos papeles o la compra sin licitación de automóviles para el Ministerio de Economía, hasta una denuncia por daño al patrimonio histórico por la remodelación del Senado.
    Nilda Garre, y el Proyecto X que habilitaba a Gendarmería Nacional a espiar a dirigentes sociales y opositores, incluso de la Agrupación Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, para judicializar la protesta social.
    De la acumulación de medios de comunicación por empresarios kirchneristas; Szpolki: Radio América. Luego creó el canal de noticias CN23 y se asoció con Radio Rivadavia para lanzar Vorterix Rock en la ex Radio Uno. Moneta y Garfunkel: compro 8 radios FM, entre las que están las AM Libertad, Splendid y Belgran y las FM Rock & Pop, Metro y Blue; Cristobal Lopez compró C5N, Radio 10 y cuatro FM; solo por citar algunos.
    Cesar Milani, jefe del Ejército, acusado por la desaparición del conscripto Alberto Agapito Ledo, ocurrida en 1976, y de actuar durante la guerra sucia contra el pueblo.
    Mario López, el pilagá formoseño, que murió atropellado por un policía en un camino vecinal, como otros QOM que murieron por la represión de la policía de Formosa y Gendarmería Nacional.
    Gildo Infran y una provincia gobernada de forma feudal y su desprecio por los formoseños, especialmente por los pueblos originarios.
    Maurice Closs, y el “acuerdo” para sacar a los guaraníes de las 600 hectáreas en Iguazú, donde se loteo para la instalación de hoteles internacionales y canchas de golf con inversiones millonarias en dólares mientras la comunidad Yryapú muestra su pobreza al costado del camino.
    Solo por dar unos ejemplos para no entrar en la profunda corrupción de enriquecimiento ilícito de la mayoría de los funcionarios del gobierno Nacional y Popular… el dicho popular dice ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio…

    ResponderEliminar