Confieso que he vivido

.
Hay vidas que por su intensidad y trayectoria bien valen la pena ser contadas, revisadas y recorridas, mucho más si el encargado de hacerlo es el propio protagonista y si el interlocutor es alguien que, desde otra perspectiva, también tiene una vida como para contar. En cierta forma, La confesión de Pacho O’Donnell, editado por Aguilar y escrito por Eduardo Anguita, es mucho más que una biografía dialogada del historiador O’Donnell, es, más bien, el registro de las largas conversaciones sostenidas por dos personajes cuyas trayectorias y miradas históricas invitan a zambullirse en estas páginas.
  
En la presentación, Anguita explica que el libro es el resultado de una docena de encuentros matizados por el té, el café y “las infaltables chipas”. Una serie de encuentros cuya intensidad temática y profundidad analítica quedaron plasmadas en la organización de los 17 capítulos que componen el libro. Desde detalles de la vida privada de O’Donnell hasta la polémica que generó el surgimiento del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego, todos los temas fueron abordados en este diálogo entre amigos.
  
El punto de partida tiene que ver con la vinculación entre el joven de clase media acomodada y el pensamiento nacional y popular, que Pacho afirma comenzó a descubrir como un camino el mismo día en que derrocaron a Juan Domingo Perón. Con solo 14 años, fue arrastrado por la marea humana de clase social acomodada que salió a celebrar la caída del “tirano”. En ese momento, pasó por la estación de servicio que estaba en la esquina de su casa, en el tradicional barrio porteño de Recoleta, para descubrir que no todos compartían la misma algarabía. Los trabajadores que expendían el combustible “nos miraba con una expresión de tristeza, enojo, de reproche”. Según Pacho, “aquellas miradas fueron una bisagra en la comprensión de la vida y fueron linternas que me alumbraron el camino hacia lo nacional y popular”.
  
A partir de allí, es como que la vida de O’Donnell comienza una búsqueda por “ser yo mismo” y para “abrir la cabeza”. A partir de allí, también, se inicia el camino de este intelectual que supo transitar diversas temática literarias e historiográficas, pero siempre con el horizonte de lo nacional y lo popular en sus páginas.

Entrevista con Eduardo Anguita
 
Esa búsqueda, sin dudas, es la que lo puso, junto a miles de argentinos, en las listas negras de la Triple A y la dictadura cívico-religiosa-militar. Ese momento desembocó en un exilio familiar en Madrid. “Etimológicamente, explica Pacho, exilio quiere decir vagar en el espacio. Es una pérdida muy grave de tu identidad. Uno se construye como ‘yo’, como identidad y persona, a partir del otro. (…) Cuando te vas perdés ese otro múltiple que te constituía, tu referente, lo que te devolvía una identidad”. Durante un tiempo O’Donnell, al igual que miles de compatriotas, perdió su identidad o, si se prefiere, la reconfiguró a partir del drama del exilio. Ese fenómeno se tradujo, además, en que muchas personas transmitieran a sus hijos la “inconveniencia del compromiso social”. Algo que contrasta con la actualidad, en la que “celebro que haya hoy nuevamente juventud en nuestra política”.
  
También aparecen referencias a su paso como el primer secretario de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires al regreso de la democracia. Un paso que reivindica por su impronta democrática, pero que le dejó un sabor amargo debido a la ineficacia del presidente Raúl Alfonsín para conducir el gobierno. “Alfonsín, afirma O’Donnell, pertenecía a esa burguesía “bosta de paloma”, como la llamó Perón, igual que los otros presidentes radicales (…). No se puede gobernar a la Argentina tan atados a las convenciones, tan creyentes de la intangibilidad de las leyes, tan feligreses de un republicanismo servil a los intereses de los poderosos, tan convencidos de que las declaraciones son acciones”. Una descripción que bien se podría aplicar en la actualidad a buena parte del arco opositor.
  
El libro tiene el aditamento de las preguntas efectuadas por Eduardo Anguita, como así también su capacidad para guiar el diálogo y estructurar los capítulos. Esto hace de La confesión algo superador a un relato autobiográfico de Pacho O'Donnell es, más bien, una confesión mutua entre dos amigos que se sientan a platicar sobre distintos momentos de la vida privada y pública que les tocó transitar.
  
La confesión es eso, una descripción descarnada de cada instante de la vida de O’Donnell, pero también de la vida de los argentinos en los últimos 60 años. De esta forma se van sucediendo los temas, desde el psicoanálisis, hasta el consumo de drogas, desde esa figura que apasionó a Pacho, como lo es el Che Guevara, hasta los golpes de Estado en la Argentina. Por supuesto que hay extensas referencias a su paso como funcionario de las presidencias de Carlos Menem y un detallado análisis de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. En suma, una revisión completa y amena sobre una vida, la de Pacho O’Donnell que sirve, claramente, para englobar otras tantas vidas vividas por los argentinos.
  
Ficha técnica
Colección: Aguilar
Páginas: 256
Publicación: 01/08/2014
Edición: Primera
Género: Otros
Formato: 15X24
Encuadernación: Rústica
Precio: 180,00 $
ISBN: 9789870435921
 
En Posadas, Librería Tras Los Pasos, Rioja 1945, entre Colón y San Lorenzo y también local del Posadas Plaza Shopping.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario