Nota para la agencia Télam

.
"Andresito fue el único gobernador indio de las Provincias Unidas y por eso su figura quedó olvidada, marginada por el centralismo porteño", sostuvo Camogli en diálogo con Télam.

El miércoles pasado, en un acto que se llevó a cabo en la Casa Rosada con motivo de la conmemoración del 32 aniversario de la Gesta de Malvinas, la jefa de Estado anunció el ascenso póstumo a general de la Nación de Andrés Guacurarí.

El Comandante Andresito era un jefe guaraní que desde Misiones rechazó los intentos portugueses de invadir la Banda Oriental, conducida por José Gervasio Artigas.

Camogli, autor de libros como la Asamblea del año XIII  y Nueva Historia del Cruce de Los Andes, es un historiador que se propone revisar los relatos de esa historia oficial que se construyó tras la organización nacional de mediados del siglo XIX.

Nacido en 1976, en Oberá, y graduado en la Universidad de Cuyo, el investigador trazó una similitud entre el rol que jugó Andresito con el que cumplió Martín Miguel de Güemes en Salta, durante las batallas por la Independencia.

"Podemos decir que Andresito le cuidó las espaldas a Artigas como Güemes lo hizo en Salta con (Manuel) Belgrano primero y luego con (José de) San Martín, cuando el Libertador planificaba el Cruce Los Andes", explicó.

Andrés Guacurarí nació en 1778, en una zona que actualmente puede identificarse como Sao Borja y que pertenece a Brasil, pero que en aquel entonces integraba las Misiones Orientales, un territorio administrado por el Virreinato del Río de La Plata.

Como muchos guaraníes, Andrés emigró siendo un apenas un chico rumbo al sur, en busca de mejores oportunidades de vida, y recaló en la campiña uruguaya, donde trabó relación con Artigas.

El caudillo oriental lo adoptó como hijo y se preocupó en darle instrucción, así, Andresito aprendió, además del guaraní -su lengua materna-, el español y el portugués, idiomas todos que habló y escribió con fluidez.

En 1810, con la formación de la Primera Junta en Buenos Aires, Artigas se convierte en Líder de los Hombres Libres en la Banda Oriental, y sus principios políticos de independencia y federalismo se propagan rápidamente entre los guaraníes.

Por orden de Artigas, Andresito es nombrado comandante general del pueblo de las Misiones, y en 1815 se pone al frente de una amplia campaña militar que implica la movilización general del pueblo guaraní.

"Andresito puso de pie a los guaraníes y realizó acciones para recuperar un territorio que era ocupado por los lusos brasileños y los paraguayos. Las actuales fronteras de la provincia de Misiones son en parte el resultado de esas campañas", explicó el historiador.

Si bien emprendió acciones contra los paraguayos en la costa del Paraná, los principales enemigos del ejército de Andresito eran los lusos brasileños.

Entre 1818 y 1819, Guacurarí es designado gobernador y comandante militar, lo que constituyó un hecho inédito, pues un indio pasaba a conducir los destinos de los blancos.

"Esto es algo fundamental para comprender el olvido que padeció Andrés de parte del relato porteño. Era indio, federal y levantisco. No podía ser un prócer", interpretó Camogli.

Como gobernante, liberó a todos los esclavos, indios y africanos, de las haciendas correntinas, fiel a los principios artiguistas que sostenían que "todos los hombres eran iguales".

La connivencia entre el Directorio de Buenos Aires y la Casa Real de Braganza reinante en el Brasil con el propósito de contrarrestar a Artigas -enemigo declarado del centralismo porteño- perjudicaron el desempeño militar de Andresito, que terminó prácticamente aislado frente a los lusos.

Sus enemigos lo capturaron tras una batalla librada más allá del río Uruguay, en las Misiones Orientales, fue hecho prisioneros, trasladado a Porto Alegre y luego a Río de Janeiro, donde presumiblemente murió en 1825.

Desde hace unos años, los misioneros se preocuparon por recuperar el legado de este héroe olvidado, y una ciudad, ubicada en el extremo nororiental de la provincia lleva el nombre de Comandante Andresito, en homenaje a su lucha.

"Esta etapa de una región que es conducida por gobiernos populares, torna fundamental el rescate de figuras como las de Andrés, que pelearon batallas decisivas y fundamentales para nuestra Independencia, pero que resultaron condenados al ostracismo historiográfico", puntualizó Camogli.

Enlace a la nota original en la página de Télam

0 comentarios:

Publicar un comentario