José María Muñoz, el relator de la dictadura

.

Fue una de las máximas voces del relato futbolístico de la Argentina, con una capacidad vocal asombrosa y un sonoro grito de gol en cada relato. Pero su historia quedó definitivamente manchada de sangre y muerte cuando, durante el Mundial de fútbol de 1978, se transformó en el vocero oficial de los genocidas y represores. Así, el Gordo dejó de ser aquel relator simpático y querible, para pasar a ser José María Muñoz, el tipo que le hizo el juego a la dictadura.

José María Muñoz había nacido en Buenos Aires, en 1924, y desde muy joven se vinculó con el deporte y la radiofonía, que por los años 40 movilizaba millones de personas cada fin de semana. En 1946 hizo su debut relatando partidos del ascenso para dar paso a una carrera meteórica, hasta convertirse en el principal relator del fútbol local.

Su salto grande lo dio cuando ingresó a trabajar para Radio Rivadavia, en donde marcaría una época. Entre 1958 y 1992 fue el director de deportes de la emisora, asumiendo, en 1971, el cargo de director de la radio. También, y por un breve período de tres años, fue el director de deportes de Canal 7. Fue entre 1970 y 1973, en plena dictadura militar de la Revolución Argentina.

Al producirse el golpe genocida de 1976, Muñoz se fue transformando en un vocero de las consignas más absurdas del gobierno, como aquella que afirmaba que los “argentinos somos derechos y humanos”. Durante el mundial de 1978 organizado en el país, Muñoz fue la cara visible de la campaña oficial de la dictadura para intentar limpiar su imagen frente al mundo. Además, sostuvo una polémica con el dibujante Caloi, a través de su personaje Clemente, quien invitaba a recibir con papelitos al equipo argentino, mientras que Muñoz sostenía que eso era una muestra de desorden. Como sabemos, la disputa popular la ganó Clemente, y aquel mundial será recordado por las lluvias de papelitos que recibía al seleccionado dirigido por César Luis Menotti.

Al año siguiente, y ya absolutamente consustanciado con los represores y los genocidas, José María Muñoz encabezó la campaña destinada a desprestigiar y vaciar de contenido la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la OEA.

Pese a esta colaboración permanente con la dictadura y su rol fundamental como vocero de todas las campañas comunicacionales desarrolladas por los genocidas, Muñoz continuó trabajando hasta su muerte, ocurrida el 14 de octubre de 1992.  Durante esos años, mantuvo intacto su prestigio, como si los muertos, los torturados y los desaparecidos nunca hubieran existido, para el relator de la dictadura.

3 comentarios:

  1. "El delator de América", a quienes muchos periodistas tomaban como un ejemplo,lejos del catedrático Fioravanti, sorprendió con su estilo de gritar “gol” con cientos de “o”, suministrar la temperatura en la Base Marambio. También se recuerda una contestación cuando alguien relacionó a Gatti con Dorian Grey: “Estamos hablando de arqueros argentinos”. El “Delator de América” dejó un misterio: ¿Le temía a la alegría del fútbol?, siempre advertía: “Peligro de gol”.

    ResponderEliminar
  2. Muchachos, piensen q todo el relato izquierdista sobre los 70 es eso, un "relato". Lean la historia y vean lo que realmente paso, porqué paso, como paso, como se comporto la sociedad argentina en esas circunstancias. Para que no se "asombren" de que el gordo Muñoz haya seguido como si nada hasta 1992.

    ResponderEliminar