¿Apropiación del espacio público u oportunismo papal?

.
La presidenta del Concejo Deliberante de Posadas, Maggie Solari, tiene un gran mérito, el de haber abierto las puertas de la institución y ponerla de cara al pueblo posadeño. Una de las aristas de esta política me toca muy de cerca, ya que implicó el ingreso de la historia al recinto del Concejo. Desde el momento de la asunción de Solari como presidenta vengo realizando acciones de tipo histórico en el HCD, algo que considero muy positivo, ya que implica instalar temas que son fundamentales para la definición identitaria de la ciudad.

En las últimas semanas y a propuesta de la propia Solari, se está debatiendo en el recinto la modificación del nombre de un tramo de la calle San Martín, para que pase a denominarse Papa Francisco. Esta propuesta tiene un aspecto positivo que se vincula con lo dicho anteriormente. En definitiva, la idea significa apropiarse del espacio público y dotarlo de un contenido cultural de época, algo muy necesario y que vengo pregonando desde hace tiempo.

El problema surge con la especificidad de la propuesta, que demandaría cercenar el homenaje urbano que la capital de Misiones le realiza al misionero más destacado, para homenajear a un personaje que no tiene más mérito que el de encabezar una de las tantas iglesias universales que existen. Es toda una contradicción que en este presente, en el que la provincia avanza en la búsqueda de una identidad misionerista anclada en su pasado, se pretenda recortar la calle ¡San Martín!, el misionero de Yapeyú que liberó medio continente. Más cuando en el ingreso al HCD hay una gigantografía con una famosa carta de San Martín en la que él mismo reconoce su nacimiento en Misiones. Por lo tanto, carece de sentido y de toda lógica la propuesta de cercenar una cuadra de la calle San Martín.

La otra dimensión negativa tiene que ver con la persona a la que se pretende homenajear, el papa Francisco, líder de la iglesia católica. Los cuestionamientos son múltiples. En primer lugar, en que no hay mayor mérito en ser papa, debido a que la ostentación de un cargo no amerita mayor homenaje, sino que lo pueden ameritar las acciones que desde allí se realicen.

En segundo término, Bergoglio no ha desplegado ninguna obra específica o distintiva que lo diferencien de otros papas. Y aquí se corre el riesgo de replicar lo que le ocurrió a la Academia de Ciencias de Suecia, que le entregó en Nobel de la Paz a Barack Omaba por el solo hecho de acceder a la presidencia de los Estados Unidos, sin esperar a ver cuál sería su accionar desde dicho cargo. Muy arrepentidos estarán los académicos al ver la continuidad de la política militarista, imperialista y terrorista de los EEUU bajo la administración del Nobel Obama. Es que las medidas oportunistas pueden parecer simpáticas en el momento, pero suelen chocar con la realidad ni bien se acomodan los melones en el carro.

Por el último, la designación de una calle céntrica de la ciudad con el nombre del jefe de la iglesia católica es violatorio del principio de laicidad del Estado. ¿Por qué no ponerle a la calle Colón el nombre del líder de la iglesia judía? ¿Y a Bolívar no le podríamos poner el de la ortodoxa rusa? ¿Y si a Junín le ponemos el del principal referente de los Umbanda? No sé, por ahí a otro se le ocurre que Ayacucho debería llamarse Buda y cómo se lo negaríamos sin caer en una discriminación que favorezca a los católicos.

Posadas tiene una enorme tarea en cuanto a la apropiación de sus espacios públicos. Incluso hay denominaciones que requieren de una atención mucho más urgente, como el de la avenida Mitre, que recibe a los hermanos paraguayos que cruzan el puente y se topan con un homenaje urbano al genocida de su pueblo. Eso sí sería apropiarse del espacio público y plantear un debate que supere lo meramente oportunista.

2 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo, y sin olvidarnos de la Avda. Roca....mucho para debatir ....

    ResponderEliminar
  2. porque mejor no cambian el nombre de la avenida Mitre, y le ponen, por ejemplo, el nombre del pintor Kovalski. Dejemonos de pavadas, hay tantas calles de Posadas que aun no tienen nombre y quieren rebautizar una que ya tiene. Sra Solari, meta un proyecto de cración de Secretaria de Cultura que en nuestra prov no hay

    ResponderEliminar