La independencia de las Provincias Unidas de Sud América

.
Luego del estallido revolucionario del 25 de mayo de 1810, debieron mediar otros seis años hasta la declaración de la independencia, en el famoso congreso de Tucumán. Esta demora se debió a diversos fenómenos, en especial por las dificultades para encontrar una salida política que permitiera encauzar el proceso revolucionario y la guerra de la independencia.

A comienzos de 1816, y en medio de la peor coyuntura política y militar, las provincias del Río de la Plata decidieron convocar a un Congreso, el que debía reunirse en Tucumán antes de fines de marzo de ese mismo año. El 24 de marzo, el congreso inició sus sesiones, a las que asistieron diputados de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, San Luis, San Juan, Catamarca, La Rioja, Tucumán, Jujuy, Santiago del Estero, Salta y tres de las provincias arribeñas, aquellas que hoy integran Bolivia, y que en la época eran: Mizque, Charcas y Chichas. Curiosamente, las provincias del Litoral (Misiones, Corrientes, Entre Ríos y la Banda Oriental), no asistieron.

Durantes las sesiones, se debían resolver tres cuestiones básicas. La declaración de la Independencia, la adopción de una forma de gobierno y la designación de un nuevo gobernante.

Luego de varias semanas de sesiones, el congreso se determinó a declara la independencia, la que tuvo ciertas características particulares. Es que se independizaba a todas la Provincias Unidas de Sud América y no sólo a las del Río de la Plata y, además, que esa independencia no sólo era de la corona española, sino de toda dominación extranjera. El 9 de julio los cabildantes firmaron el acta formal que declaraba nuestra independencia nacional.

Otro tema que se debatió, fue el de la forma de gobierno. Allí surgió la revolucionaria propuesta de Manuel Belgrano, de instaurar una monarquía constitucional bajo la dinastía de los incas. Propuesta que causó el profundo rechazo de los diputados de la región rioplatense.

Finalmente, el congreso en pleno designó al diputado por San Luis, Juan Martín de Pueyrredón como Director Supremo de la Provincias Unidas. Éste partió hacia el Alto Perú, en donde estaba el ejército del norte y luego se reunió con José de San Martín, con quien definió la nueva estrategia de guerra: la campaña de los Andes.


Con el paso del tiempo, el congreso fue perdiendo fuerza y determinación. La lejanía con el centro del poder político, que era Buenos Aires, lentificó la toma de decisiones, por lo que se optó por trasladarlo a la capital del país. En el recuerdo quedó, por siempre, aquel 9 de julio de 1816, en que los sudamericanos de este lado del continente, dijimos: seamos libres, y lo demás no importa nada. 

0 comentarios:

Publicar un comentario