El noísmo, el síismo o Misiones, las alternativas de octubre

.
Se abre un nuevo proceso electoral en Misiones luego del contundente mensaje brindado por la sociedad el pasado 30 de junio. El gobierno provincial tomó nota del sentir popular y sacudió la modorra de sectores de la administración pública adormecidos.

Las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) de agosto y las generales de octubre conforman un escenario electoral distinto. Ya no se trata de confirmar o rectificar el rumbo de las políticas locales, sino de definir el posicionamiento de Misiones en el plano general y la forma de relacionarse con el Estado nacional.

A diferencia de lo ocurrido el 30J, cuando compitieron una multiplicidad de partidos, en el actual escenario electoral las alternativas parecen reducirse a tres: el noísmo, el síismo o Misiones.

El noísmo es la vieja política. Es creer que ser oposición es decir a todo que NO. De poco importa si se trata de la Ley de Medios, de la recuperación de las AFJP o de la Asignación Universal por Hijo, ellos siempre votarán que NO. En Misiones el noísmo se expresa en el neoliberalismo de Ramón Puerta, el Pro y Wipplinger, y en la derecha radical de Pastori. Ellos no pretenden legislar para Misiones, sino operar y desgastar de cara al 2015.

El síismo es la política ingenua. Es creer que a todo hay que decir que SÍ, obviando la realidad de que la política es un proceso de negociación constante. La defensa de los intereses misioneros necesita de diálogos y acuerdos que implican saber cuándo y cómo decir que sí. El síismo se expresa en el Frente para la Victoria, cuyas referencias locales están más pendientes de la situación en Indonesia o en Buenos Aires, que en la profundidad de la provincia.

La última alternativa es elegir por Misiones, que es adoptar una política estratégica y autónoma. La provincia requiere de una representación que privilegie los intereses y necesidades de todos los misioneros, más allá de los encuadramientos nacionales o las apetencias personales.

Por poner un ejemplo concreto, cuando se aprobó la recuperación de YPF, 208 diputados de la Nación votaron afirmativamente una ley paradigmática para la producción nacional. En medio de la algarabía por la estatización de la petrolera de bandera, la diputada por el Frente Renovador Silvia Risko evidenció su apoyo, pero lo dotó de una impronta misionera al reclamar, al mismo tiempo, la distribución de las enormes regalías petroleras. Estas fueros sus palabras:

“Pero también es cierto que debemos empezar a fortalecer un verdadero y sólido federalismo, que no sólo se dé con la autonomía de las provincias, sino con el reparto equitativo de las utilidades que dejan la explotación de nuestros recursos, creando por qué no, en un futuro muy cercano, un fondo nacional coparticipable con parte de las regalías y utilidades que deja la explotación de los recursos naturales y energéticos”.

Este tipo de posturas, de apoyo a decisiones emblemáticas junto a propuestas en beneficio de Misiones, es lo que se requiere de la representación provincial en la Cámara de Diputados de la Nación. En ese sentido, el Frente Renovador asoma como la única propuesta capaz de contener la defensa del proyecto nacional y popular, con el impulso del desarrollo pleno de Misiones.


La decisión del rumbo, como debe ser, quedará en nuestras manos, las manos del pueblo soberano.

0 comentarios:

Publicar un comentario