Güemes, prócer popular de la revolución y la independencia

.
Fue la figura emblemática de la lucha popular en el marco de la guerra de la independencia, ya que supo liderar a miles de gauchos en una lucha a muerte contra el enemigo realista. Fue un general extraordinario por su valentía y por su carisma, idolatrado por sus soldados, que eran el pueblo todo. Un día como hoy moría Martín Miguel Juan de la Mata Güemes Montero de Goyechea y la Corte, tal su nombre completo.

Güemes había nacido el 8 de febrero de 1785 en Salta, en el seno de una familia tradicional y aristocrática de la ciudad norteña. Siendo todavía un niño, ingresó en el Regimiento Fijo de Infantería, que era la única fuerza de línea que existía por entonces en el virreinato. Esta pertenencia hizo que su bautismo de fuego sea en defensa del país ante la agresión inglesa al Río de la Plata en 1806 y 1807. Allí, durante los sucesos de la defensa, Güemes integró una partida de caballería que abordó un barco que había quedado varado ante una extraordinaria bajante del Río de la Plata.

Al producirse el estallido revolucionario, Güemes fue enviado a su tierra de origen, en donde comenzó su ascendente carrera militar y política. En un principio, fue destacado en cercanías de la quebrada de Huamahuaca, lugar estratégico que podía cortar las comunicaciones entre el Alto Perú y las Provincias Unidas del Río de la Plata. Allí comenzó a gestar una entrañable relación de las poblaciones locales, en especial con los gauchos, que se sumaron en masa a los ejércitos de la revolución.

Fue protagonista de la primera victoria de las armas patriotas en el campo de Suipacha, en donde su fuerza desempeñó un rol fundamental para generar la victoria definitiva. A partir de este hecho, Güemes se transformó en el líder de la revolución en la frontera norte, actuando como antemural ante los intentos de avance del ejército realista, que ocupaba el Alto Perú. En este sentido, Güemes se transformó en el militar clave de la guerra de la independencia en la frontera norte, al asegurar que los realistas no pudieran avanzar más allá de Jujuy y Salta.

Esto permitió, por ejemplo, que San Martín pudiera organizar el ejército de los Andes sin tener que desviar recursos hacia el norte. De allí que Güemes sea reconocido que el centinela de las fronteras nacionales, tal como lo reconoce la Gendarmería nacional.

Más allá de estos logros, la dimensión social y política de Güemes alcanza ribetes especiales, ya que, pese a ser un hombre de la aristocracia salteña, supo ponerse al lado del pueblo norteño para convertirse en un caudillo popular, fiel representante del pueblo en armas.  


Luego de haber enfrentado más de diez intentos realistas por invadir las Provincias Unidas, en 1821 la ciudad de Salta fue una vez más atacada. El 17 de junio de 1821, una partida realista, que evidentemente contó con el apoyo de la elite dirigente salteño, llegó hasta la ciudad y atacó la casa de Güemes. Éste fue herido y murió pocos días después, un día como hoy, 17 de junio, el día que murió un líder de la independencia y un caudillo popular. 

0 comentarios:

Publicar un comentario