El gol imposible y la delantera roja

.

Con esa habilidad propia de los piratas, los ingleses le hicieron creer al mundo entero que fueron ellos los inventores del fútbol, cuando en verdad lo único que realizaron fue reglamentar un juego milenario que era practicado por diversas culturas como, por ejemplo, los guaraníes. De esta forma, y a medida en que el fútbol reglamentado se expandía por el mundo, la selección de Inglaterra se trasformó en un centro de atención para todos sus rivales, que añoraban derrotar a los “inventores del fútbol”.

Con la Argentina ocurrió algo similar, situación que se agravaba por la particular relación existente entre ambos países. Mucho más desde que el fútbol argentino había logrado un nivelo técnico y estético que tranquilamente podía competir contra los mejores del mundo.

Luego de una derrota inicial por 2 a 1 en 1951 y en el estadio de Wembley, la selección de Inglaterra realizó una gira a nuestro país durante 1953. El entrenador del equipo argentino, Guillermo Stábile, conformó una delantera íntegramente formada por jugadores de Independiente, equipo con una fuerte tradición goleadora y de juego ofensivo. De esta forma, para el 14 de mayo de 1953, Argentina salió al campo con Musimessi en el arco; Dellacha y García Pérez en el fondo; Lombardo, Mouriño y Gutiérrez en el medio y Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz como delanteros.

El partido se disputó en la cancha de River y ante más de 80.000 personas. Los visitantes se pusieron 1 a 0 arriba con gol de Taylor a los 41 del primer tiempo. Apenas un minuto después, Ernesto Grillo anotó el que se conoce como el “gol imposible”, luego de driblear a varios rivales y de rematar fuerte y alto desde una posición sesgada que hacía impensado un disparo al arco.

Aquel gol relajó al equipo nacional, que salió al segundo tiempo decidido a quedarse con la victoria. A los 12 de la segunda etapa, Rodolfo Micheli marcó el segundo para la Argentina y a los 33, otra vez Grillo, le puso cifras finales al tanteador. 3 a 1 para Argentina y primer triunfo histórico ante el rival de toda la vida.

El logro fue tan importante y la jugada de Grillo de tamaña envergadura, que aquel día se recuerda como el día del futbolista argentino. Bien merecido que lo tienen y felicitaciones para todos los jugadores de ese hermoso deporte en la Argentina.

0 comentarios:

Publicar un comentario