Asamblea del Año XIII de Pablo Camogli

.
Solo haré referencia a las primeras veinte paginas –la intención es seducir al lector para que corra a la librería a continuar disfrutando del placer de esta lectura increíble, pues es un viaje vivencial a un momento histórico de conformación de nuestro país mediado por un relato impecable, sincero increíblemente detallista-. Algo que pocos escritos hacen, “son honestos” especialmente consigo mismos. Lenguaje directo, actitud honestísima del relato, y un compromiso triplicado del escritor para con el lector, los sucesos históricos y la conclusión a la que cada uno podrá llegar después de concluir de una bocanada de aire fresco que destella datos concretos respecto a situaciones en que el relato oficial no solo no se detuvo en el devenir histórico sino que compara, da herramientas para analizar otra mirada de momentos vitales para la construcción histórica de nuestra republica.

Siete capítulos, un relato solido, diría que llano y brillante; doscientas cincuenta paginas y la posibilidad de comprender sucesos lejanos con la interpretación del por qué se reelaboro un relato por encima de acontecimientos reales para rearmar argumentaciones que ahora, en este siglo XXI denotan las consecuencias nocivas y embaucadoras que craquelaron la unión de conciudadanos para fortalecer las raíces de nuestra identidad como Nación.


Desde “La Cascara” se aborda esto de la “manipulación” del relato, su enfoque desde las clases que dominaron la Nación. Un relato histórico que explica el por qué hay buenos y malos desde el plantear un devenir de sucesos que al dividirse entre unos y otros jamás pudo ser honesto. Plantear el famoso “versus” argentino está dado en este primer abordaje con una claridad sencillamente purificadora.


Más adelante, Camogli arriba a algo que siempre necesite se me facilitara en una lectura de hechos históricos: -no se si el historiador misionero habrá sido consciente de la herramienta que incorporo en este texto-, pero claramente lo veo como un avanzado de un nuevo Siglo: Pablo nos ofrece un GPS, un posicionador ajustado al hecho histórico y a los famosos paradigmas o mejor explicitado, desde este posicionador de la aproximación al dato o suceso histórico, Camogli acerca y facilita la herramienta complementaria a una lectura de sucesos, el ofrece los buenos y los malos con la objetividad del análisis y, eso es lo más ajustado a la asepsia y a la libertad que da el valor de respetar sencillamente lo ocurrido en un momento histórico determinado para que el lector goce de la honestidad del relato o, en su defecto encuentre las herramientas más próximas para llegar a este estadio.

Las citas acompañan a una especie de mapa que abre la mente, acerca donde seguir buscando por si uno al leer quisiera seguir los pasos del historiador. Por eso creo que este texto llega consigo un sistema de posicionamiento global o mejor dicho, posee la herramienta de asir documentos históricos y decir por uno mismo desde la mayor proximidad con que contamos los mortales para arribar a momentos ya transcurridos en tiempos en que el registro tan solo pudo ser pluma, tinta y papel sin más que el testimonio de quien relata y escribe. 

Creo que valió la pena ir corriendo a la librería, al tener este ejemplar entre mis dedos pude percibir que el calor de este nuevo relato seria imperdible… Así fue… Así continua!!! Ahora los invito a cada uno de ustedes a que puedan acercarse a la libertad de tener este GPS que cuenta el mismo suceso del comienzo de nuestra Nación con recursos sorprendentes… Gracias Pablo por este bálsamo libertario de un relato perimido, con claras bocanadas de una argentinidad que pedimos los habitantes de este suelo… 

Mariana Fernanda Dasso, Posadas, Misiones cinco de mayo de dosmiltrece.

0 comentarios:

Publicar un comentario