Las elecciones de 1955 en Misiones

.

Luego de Andresito y su mística guerrera, nuestra provincia ingresó en un largo período de repliegue, caracterizado por la pérdida de la autonomía provincial. Misiones fue gobernada, primero por Corrientes y luego por el Estado nacional. Durante todo ese tiempo, y hasta 1953, la provincia careció de gobierno propio. Fueron más de 120 años en que Misiones no fue más que una mercancía para los encargados de gobernarla, como aquel Rudecindo Roca, conocido por someter a los pueblos originarios a regímenes de esclavitud.

Recién con la llegada al poder del movimiento nacional y popular, expresado en el peronismo histórico, es que Misiones retomó el objetivo de recuperar su carácter institucional. En 1953, el Congreso Nacional sancionó la ley 14.294 de provincialización de Misiones, recuperando el pueblo misionero la soberanía para gobernarse.

Según el mecanismo establecido, la primera elección fue para convencional constituyente, que serían los encargados de sancionar la constitución provincial por la cual se elegiría al nuevo gobernador.

Ya con la constitución, los misioneros fueron convocados para el 20 de marzo de 1955 a las urnas. Unos 70.000 misioneros estuvieron habilitados para sufragar entre tres opciones electorales. Tres de los partidos políticos tradicionales de nuestra historia, se dieron cita en aquella primera elección: el Partido Peronista, la Unión Cívica Radical y el Partido Comunista.

El 20 de marzo de 1955, finalmente Misiones volvió a elegir a sus autoridades. El apoyo del pueblo misionero hacia el candidato del peronismo fue abrumador, tanto, como para que aquellas elecciones hayan sido las que registraron la segunda mayor diferencia en votos en toda la historia electoral de la provincia. Claudio de Arrechea, candidato del peronismo, obtuvo el 71,6 por cierto de los votos. Muy detrás, quedó la fórmula de la UCR con sólo el 25,9 por ciento. Esta fórmula se integró con Fernando Barreyro y José Segundo Pedrotti. Por su parte, el comunismo, apenas sacó algo más del 1 por ciento.

El 4 junio de 1955, Arrechea, junto a su vicegobernador, Francisco de Haro, asumió el cargo de gobernador de la Provincia de Misiones, un cargo que nadie ocupaba desde fines de la década de 1820.

Estas elecciones de marzo de 1955 pusieron en evidencia la adhesión del pueblo misionero hacia el peronismo, en donde el partido gobernante sacó más votos que los que había sacado el propio Perón en las presidenciales de 1952. Aquel 20 de marzo, Misiones, en su primera oportunidad para expresarse libremente, le dijo al país, bien fuerte, que era una provincia peronista.

0 comentarios:

Publicar un comentario