Alta en el cielo de la Antártida Argentina

.

El continente blanco, como se suele denominar a la Antártida, ha sido un gran motivo de atracción científica y conquistadora para los países centrales o aquellos que, como el nuestro, se encuentran en cercanías del gigante de hielo. Desde comienzos del siglo XX que los gobiernos argentinos han dado señales de soberanía sobre la Antártida, mediante campañas antárticas y la instalación de bases permanentes en el suelo más austral del planeta.

El despliegue de recursos se fue ampliando con el tiempo hasta que el 7 de febrero de 1942 se produjo el primer vuelo argentino sobre la Antártida.

Toda comenzó en 1941, cuando desde la Armada se diseñó la IV campaña naval antártica. En ella, se agregó la posibilidad de realizar el primer relevamiento aerofotográfico mediante un hidroavión, que fue trasportado a bordo del buque A.R.A. 1º de Mayo.

El avión utilizado fue el Boeing Stearman 76D-1, con matricula 1-E-41 y que pertenecía a la Escuela de Aviación Naval. Debido a las características del territorio en que tendría que operar, es que fue convertido en hidroavión, al reemplazarse su tren convencional de ruedas por dos flotadores.

La tripulación de aquel avión se constituyó con el piloto Teniente de Fragata Eduardo Lanusse, mecánico Cabo Principal Aeronáutico Erik Blomquist, radiooperador y fotógrafo, Cabo Primero Aeronáutico Antonio Silva y un Cabo Segundo Aeronáutico como ayudante de mecánico.

El barco zarpó de Buenos Aires el 14 de enero de 1942 y para los primeros días de febrero ya se encontraba surcando los mares australes. El 7 de febrero, el hidroavión fue arduamente desembarcado del1° de Mayo para realizar el primer vuelo antártico de la aviación argentina. El vuelo en sí era toda una epopeya, ya que tanto el piloto como el fotógrafo debían soportar a la intemperie, ya que el avión no tenía cabina, los vientos de 30 grados bajo cero. El fotógrafo, además, debía descolgar medio cuerpo fuera del avión para poder tomar las fotografías, que luego eran reveladas en el baño del barco.

La expedición realizó tareas hasta el 2 de marzo, en que se desarrolló el último vuelo del hidroavión. Al día siguiente, el 1° de Mayo puso proa hacia Buenos Aires, ciudad a la que arribaron el 22 del mismo mes, con una importante y vital información aérea y fotográfica que serviría, en el tiempo, para ratificar la soberanía argentina sobre parte del continente antártico.
Imagen del Boeing Stearman 76D-1 utilizado en el primer vuelo antártico de la Argentina.

0 comentarios:

Publicar un comentario