Alberdi, un intelectual siempre vigente

.

A diferencia de otros intelectuales del siglo XXI argentino, la figura de Juan Bautista Alberdi parece no marchitarse nunca. Su pensamiento y su forma de interpretar a la Argentina y la región continúan vigentes y ofrecen herramientas fundamentales para comprender el pasado nacional y su evolución en términos históricos. Por lo menos eso es lo que se desprende de una completísima obra publicada por la Universidad Nacional de Quilmes bajo el título Juan Bautista Alberdi y la independencia Argentina. La fuerza del pensamiento y de la escritura, bajo la dirección de la Doctora en historia Diana Quattrocchi-Woisson.

El origen de la publicación fue un coloquio internacional realizado en junio de 2010 en Nanterre y París, Francia. En virtud de cumplirse 200 años tanto de la Revolución de Mayo como del nacimiento de Alberdi, se propuso trabajar bajo el siguiente título: En el cruce de dos bicentenarios, 1810-2010, Juan Bautista Alberdi y la construcción intelectual de la independencia argentina.

El resultado de aquel coloquio fue la presentación de 22 trabajos académicos vinculados a la vida, la obra y el pensamiento alberdiano. Alcanza una rápida mirada para destacar el alcance multidisciplinar de los trabajos, que recorren temáticas tan diversas como cuestiones jurídicas, aspectos económicos, debates historiográficos y elementos del derecho internacional. Esta variedad no es otra cosa que el fiel reflejo de la multiplicidad de actividades de Alberdi, que fue tanto ensayista como diplomático, escritor como economista, historiador como compositor musical.

El libro se divide en siete ejes temáticos. El primero, está dedicado a los aspectos jurídicos y constitucionales del autor de las famosas Bases que sirvieron de modelo a la Constitución Nacional de 1853. Bajo el título de “Construir una nueva nación. Las bases jurídicas”, encontramos textos del jurista francés Jean-Michele Blanquer y del ministro de la Corte argentina, el doctor Eugenio Raúl Zaffaroni, que nos deleita con una estudio sobre la vigencia de la constitución del 53.

El segundo de los ejes temáticos está dirigido a una de las facetas más atractivas del Alberdi político: su postura económica en el marco del conflicto entre la Confederación Argentina y la segregada provincia de Buenos Aires entre 1852 y 1861. En uno de los trabajos presentados, la doctora en historia Noemí Girbal-Blacha recorre las propuestas económicas de Alberdi para el gobierno de la Confederación, que carece del dominio de la Aduana, pero que igual pretende constituirse en Nación. Dice la autora que Alberdi fue “progresista en el plano económico social y conservador en lo político”, una definición que, por cierto, se podría hacer extensiva a varios de los intelectuales de la época.

En el siguiente eje se analizan las claves literarias de Alberdi bajo el título “La ficción al servicio de una búsqueda filosófica sobre la libertad y la tiranía”.

El cuarto eje está dedicado al repaso bibliográfico dejado por Alberdi, en especial en cuanto a sus voluminosos archivos y las diversas ediciones sobre sus obras. Como enfatizan los autores de este apartado, las obras de Alberdi completan 24 tomos entre obras completas y trabajos inéditos publicados con posterioridad a su muerte.
En el quinto eje asistimos a una serie de trabajos que reflejan uno de los aspectos centrales en la vida de estos intelectuales del siglo XIX: la polémica, los debates y las querellas intelectuales y/o historiográficas. Aquí encontramos textos de Carlos Altamirano, Eduardo Jozami y Eduardo Zimmermann.

El sexto eje toca el que es, quizás, el elemento más destacado de la vida intelectual de Alberdi: su postura pacifista y su ambición por construir una región integrada bajo el predominio del derecho internacional. Tal y como lo asevera la directora del libro, Diana Quattrochi-Woisson, Alberdi fue un mundialista antes de tiempo, un hombre que denostó a la guerra del Paraguay y que definió a la guerra como un crimen.

Finalmente, en el séptimo eje, nos encontramos con los comentarios brindados ante cada grupo de trabajos específicos, una interesante forma de repensar y reanalizar lo dicho (y lo leído, en este caso).

En definitiva, la obra que presenta la Universidad Nacional de Quilmes en colaboración con la Universidad de Sorbonne Nouvelle-París 3, de Francia, ratifica la plena vigencia del pensamiento de Juan Bautista Alberdi. ¿A qué se debe esta vigencia? Es probable que para responder a esta pregunta tengamos que recurrir a una explicación multicausal, pero si quisiéramos centrarnos en algún elemento en especial, podríamos decir que su vigencia se debe, más que nada, a que le tocó transitar el camino de los derrotados en aquella Argentina naciente. Por lo tanto, no nos pueden parecer extrañas sus palabras, cuando afirma que “yo consagré toda mi vida a un solo objeto –que es el mismo que tuvo en mira la revolución americana-, a saber, la constitución de un gobierno nacional, independiente y libre”. Allí está su vigencia, en que hoy, los argentinos, también tenemos el mismo objeto, el de constituir una nación independiente y libre.

0 comentarios:

Publicar un comentario